El amate amarillo y la zona arqueológica de Tepoztlán, se quedan